Volcanes

Comentario: 0 Hit: 31

Recientemente hemos asistido a un espectáculo de la naturaleza, terrible y al mismo tiempo muy hermoso: un volcán en erupción. Concretamente en Hawai, el volcán Kilauea. Muchas personas han tenido que abandonar sus hogares y lamentablemente hay víctimas mortales. Sin embargo los científicos están de enhorabuena por la cantidad de información que están recogiendo con estas erupciones.

El kilauea es un volcán "escudo" formado sobre capas y capas de lava que se han ido produciendo a lo largo del tiempo. Este volcán ha estado en erupción continua desde 1983. En los últimos 15 años los terremotos, explosiones de vapor y erupciones de lava  desplazándose hasta unos 20 kilómetros suponen una desviación en el comportamiento de este volcán. De hecho su comportamiento se asemeja al de los años 20 del siglo pasado y temen que las erupciones de vapor se conviertan en algo más continuo. Encontrar la causa de este cambio es importante.

Con la tecnología actual puede medirse la altura de los picos de cenizas para averiguar la cantidad de energía térmica liberada y como de intensas son las explosiones. Junto con la dirección del viento, la composición y el volumen del gas, permitirá conocer de antemano hasta dónde alcanzará la ceniza. Es importante porque respirar esta ceniza es muy perjudicial. Pero también nos da información sobre el interior del volcán como dónde se está acumulando el magma bajo tierra.

Todos estos datos se cotejan con otros anteriores con el fin de descubrir patrones de repetición y anomalías, signos y, en definitiva, adelantarnos a las erupciones.

La gran cantidad de información que se está recogiendo también pone de manifiesto que hay un buen trecho del camino por descubrir. Para los vulcanólogos lo que está sucediendo con el Kilauea es la noche de los reyes magos en cuanto a datos adquiridos pues nunca hasta ahora se han podido medir tantos y tantos detalles. De hecho se ha pronosticado con precisión el comportamiento del volcán sobre el distrito que más ha sido afectado: la Puna, evitando que la gente no se encontrase en peligro.

En Guatemala no han tenido tanta suerte. El 3 de Junio, del volcán de Fuego de Guatemala bajó una corriente de gas, rocas y otros materiales que inundó el valle y se llevó la vida de 110 personas. Hay cerca de 200 desaparecidos. La explosión se comportó igual que cuando se agita una botella de champán con fuerza. Lo hemos visto en los grandes premios de automovilismo.

Contrariamente a lo que uno puede creer, las erupciones volcánicas ocurren regularmente. De hecho podemos constatar hasta 60 por año, si bien al suceden en zonas aisladas, los medios no se hacen eco de ellas.

volcanes, tiene algo que ver como nos comportamos con el medio ambiente?

En 1816 ocurrió un fenómeno mundial: el año sin verano. Se debió a la actividad del monte Tambora en Indonesia, un volcán que entre el 5 y el 15 de abril de 1815 arrojó millones de toneladas de polvo, cenizas y dióxido de azufre a la atmósfera, afectando a todo el hemisferio norte.
Tal cantidad de material funciona como una nube gigantesca que tapa la luz del sol, provocando un descenso considerable en las temperaturas y afectando a las cosechas de buena parte del mundo. El raro ambiente propiciado por el polvo en suspensión fue plasmado por el pintor Turner en algunos de sus cuadros.
Pero no fue la única erupción ya que se cree que en ese año hubo una actividad volcánica inusual. Nevadas inusuales, lluvias en abundancia y bajas temperaturas en primavera y verano.
¿Les suena? Hasta hace bastante poco era la tónica habitual. Pero no se asusten. De momento nos mantenemos a la expectativa. Y si les interesa el tema les recomiendo un sitio que monitorea volcanes continuamente:

https://www.volcanodiscovery.com/es/

Estas vacaciones  si tienen la posibilidad de visitar alguno de estos gigantes, sean precavidos pues a pesar de todos los avances tecnológicos, la naturaleza no deja de ser imprevisible.

Comentarios

Deje su comentario